La pedagogía activa es buena para todos los niños y las niñas

Comprender gracias al hándicap

A menudo es en el contexto de la discapacidad o de un medio social desfavorecido donde los grandes inventores de la pedagogía activa han tenido que mover los cimientos de la pedagogía tradicional. Enfrentados a situaciones difíciles, ante niños o niñas que «no encajaban en el molde» por la razón que fuese, se han visto obligados a inventar prácticas que respetan mejor la diferencia de cada uno, vuelven decididamente la espalda a una competición dramática e inútil, escuchan al niño, sus necesidades, sus puntos fuertes, sus debilidades, sus gustos, sus ritmos, su forma original de inteligencia y de comunicación. Y lo que tienen de formidable estas prácticas es que son para todos.

niños y niñas

La pedagogía activa es mucho más que «curativa»

La pedagogía activa coloca al niño (y no a sus conocimientos) en el centro de la enseñanza. No se trata de inculcar a los niños pasivos y a menudo aburridos o incluso desganados, un programa fijo, indiscutible e idéntico para todos. Se trata de estimular a cada uno hasta el máximo de sus posibilidades, dentro de la confianza, el placer del esfuerzo útil, la autoestima, el derecho a equivocarse, las ganas de superarse y de seguir adelante. Para conseguir este objetivo, el niño participa activamente del aprendizaje, se le da la ocasión de experimentar, de crear, de implicarse, en lugar de obligarle a almacenar, tal vez sin comprender, conocimientos y competencias. ¿Por qué todo eso se reserva solo a los niños que fracasan en la enseñanza tradicional?

Una opción de último recurso

A menudo, los padres solo recurren a la pedagogía activa cuando su hijo o hija tiene problemas en la enseñanza clásica. No se «adapta», es infeliz, no «progresa adecuadamente»… Es una pena, y además comporta dos problemas que hay que superar:

  • Pocos niños tienen la ocasión de beneficiarse de las ventajas de la pedagogía activa.
  • La presión de los padres para que la pedagogía activa se convierta en la norma en la educación nacional pública y gratuita es demasiado débil.

Por eso es necesario explicar, informar, describir infatigablemente en qué consiste la pedagogía de Montessori, Freinet o Steiner.

Para saber más: Escuela Viva

Deja un comentario