Los deberes escolares y Montessori en la pandemia

Los deberes escolares y la pedagogía Montessori constituyen el tema central de estas reflexiones que queremos compartir con vosotros. En este artículo veremos cómo la pandemia ha puesto de relieve aspectos conflictivos de las tareas escolares obligatorias.

En Montessori, no hay deberes para hacer en casa

Respecto a los deberes para hacer en casa la cuarentena es un test concluyente. Padres y madres han podido constatar durante la cuarentena, aún más que habitualmente, hasta qué punto hacer los deberes con los niños puede ser complicado, sobre todo cuando son abundantes e intentan, sin éxito sustituir a las clases cotidianas en el colegio.

En Montessori no hay deberes escolares

Los padres o, mejor dicho, las madres han de hacer muchas tareas escolares con (o para) los niños y las cosas se complican, son una fuente de conflicto (están cansados, cuando uno no sabe hacer una cosa se enfada más rápido, provocan disgustos…) y, en general, no tienen formación (incluso los que han estudiado una carrera) para hacerlos con ellos.

Los deberes escolares y Montessori no se llevan bien

Las tareas para casa y la pandemia

Los deberes escolares pueden ser una fuente de desigualdades sociales

Las particularidades de la cuarentena hacen de ella una experiencia interesante en lo que respecta a los deberes escolares; de repente, la escuela se desarrolla en el marco familiar y para muchos padres se convierte en una fastidiosa y ardua carga. Ardua porque exige tiempo, paciencia, conocimientos y capacidad de organización. Y aún resulta más complicado cuando los padres tienen que afrontar su propia carga de teletrabajo.

La pandemia ha puesto en evidencia las contradicciones de los deberes escolares obligatorios

Por suerte, la situación es menos difícil en tiempos normales, pero la cuarentena ha tenido un efecto de lupa, que ha puesto de relieve las dificultades y las fallas de los deberes obligatorios que los profesores de la escuela tradicional ponen a los niños para hacer en casa.


La escuela Montessori rechaza los deberes en casa

El método Montessori recomienda que el trabajo escolar se realice en clase,

  • en un entorno preparado,
  • en el seno del grupo de niños y
  • guiado por un educador especialista;

y en casa no se dan estas tres condiciones.

La pandemia pone en evidencia el problema de los deberes escolares

Ello no impide que el niño o la niña utilice en casa el material Montessori cuando tenga ganas, la diferencia es lo hace sin coacciones, sin que le obliguen y por voluntad propia.

En casa, durante el tiempo libre se juega con los hermanos y las hermanas, los amigos, se comparten momentos de relajación con los padres, sin estrés.

Los deberes escolares pueden convertirse en una fuente de malestar en el seno de las familias

Hay familias que no disponen del tiempo, ni de los medios, ni de las capacidades, ni del material necesario para ayudar al niño o la niña, de noche, después de concluir su propia jornada laboral. Y decimos ayudar, pero en ocasiones es directamente la madre (o el padre) quien hace directamente los deberes del niño, para ahorrar tiempo y disgustos. Si se ponen deberes obligatorios para casa se crea un problema en el ámbito familiar, además de ahondar la brecha de las diferencias sociales.

La educación Montessori en casa

En las escuelas Montessori se intenta que la educación que se da en casa y la que se da en la escuela sean complementarias. Por ello, la educación es un asunto de cooperación y cariño en torno al niño, cada adulto hace su aportación propia y específica a la enseñanza, ya sea en forma de afecto, de seguridad, de bienestar.

En Montessori la enseñanza en casa y la enseñanza en la escuela se complementan

Las enseñanzas Montessori continúan en casa, pero centrada en los valores (que comparten los educadores de la pedagogía Montessori y los padres y las madres) y en la actitud de los padres con respecto a sus hijos.

Los deberes y la escolarización en casa

Un caso particular se presenta cuando el método Montessori puede ser la base que algunas familias hayan elegido para escolarizar a sus hijos en casa (homeschooling). Cada vez hay más familias que eligen esta modalidad educativa. Para que la escuela en casa tenga éxito se deben observar dos particularidades importantes:

  • que los niños no tengan la sensación de estar todo el día en clase y
  • que los padres que procuran dicha enseñanza a sus hijos tengan la formación adecuada para hacerlo.

Debe haber una diferencia entre la escuela y el ocio, hay momentos que son simplemente para soñar, jugar, o relajarse.

En la escolarización en casa hay que crear espacios para que los niños no tengan la sensación de estar todo el día en clase

Un tiempo para aprender y un tiempo para disfrutar del ocio

Hemos visto que es vital para los niños diferenciar entre los momentos de trabajo y los momentos de juego. Los momentos de trabajo deberían ser tan interesantes y eficaces que no es necesario extenderlos a los momentos de ocio. Y eso es precisamente lo que pasa en una clase Montessori y por eso en Montessori no se ponen deberes para casa.

Deja un comentario