Vida práctica y vida sensorial

Vida práctica y vida sensorial son las dos denominaciones que Maria Montessori da a las actividades educativas que ofrece a los niños y niñas pequeños. Estos nombres, vida práctica y vida sensorial, pueden parecer sorprendentes si no se está familiarizado con el método Montessori. Sin embargo, estos dos grupos de actividades Montessori son extraordinariamente útiles para el desarrollo armonioso del niño y para sentar las bases sólidas de su aprendizaje futuro.

Vida práctica y vida sensorial.
La tabla de Pitágoras: una herramienta para descubrir la multiplicación de manera sensorial.

Vida práctica: material Montessori aparentemente banal

Pasar semillas de una maceta a otra, doblar servilletas, caminar sobre una línea, usar los bastidores… son cosas raras en una escuela. Sin embargo, a través de estas actividades los niños cultivan la motricidad fina y el equilibrio. Son lo que llamamos actividades de vida práctica. Así es principalmente cómo el niño o la niña aprende a concentrarse en una tarea y se entrena para coordinar su vista, con su pensamiento y con sus gestos.

Como estas actividades empiezan a los 2 años, es la ocasión para que el niño empiece a ser autónomo lo antes posible. Y como a los niños pequeños les encanta imitar a los mayores, disfrutan mucho con estas actividades y, de paso, adquieren la confianza en sí mismos necesaria para un buen desarrollo.

Vida práctica y vida sensorial. Verter
Muchos materiales para la vida práctica podemos encontrarlos en casa.

Vida sensorial: de lo concreto a lo abstracto gracias al material sensorial

Los materiales Montessori para la primera infancia parecen juegos: las tablillas rugosas, las cajas de colores, los cilindros con botón, la torre rosa, la escalera marrón, los sólidos geométricos, los cilindros de los olores, los listones rojos, el gabinete geométrico, los cubos del binomio y del trinomio… parecen rompecabezas, cubos, juegos de encaje… Son coloridos y atractivos. Al manipular cada uno de ellos, el niño afina sus sentidos y aprende una noción cada vez: los matices de los colores, las proporciones de tamaño, el inicio del sistema decimal, etc. Aprende sin darse cuenta. Los materiales y actividades de vida sensorial sirven para que el niño asimile a través de los sentidos y de manera concreta las bases de las nociones abstractas de su educación primaria.

Los listones rojos, material Montessori para el descubrimiento sensorial e intuitivo del sistema decimal.

La lección en tres tiempos y otros rituales de la pedagogía Montessori

A partir de los 2 años, los educadores Montessori practican ciertos modos de hacer las cosas que los niños encontrarán a lo largo de toda su escolarización. Estos rituales resultan tranquilizadores para el niño y le permiten concentrar toda su atención en el aprendizaje en sí y no en sus modalidades.

Dos de estos rituales son fundamentales para la pedagogía Montessori: la lección en tres tiempos y el control del error.

La lección en tres tiempos en la vida práctica y vida sensorial y más allá

Caja de colores: material para la vida práctica

Es una forma ritualizada de presentar nuevo vocabulario al niño. Este principio que se aplica a la vida práctica y vida sensorial se seguirá utilizando para un vocabulario cada vez más complejo, sobre todo en geografía y en ciencia. El tiempo 1 consiste en nombrar el material presentado (por ejemplo, las tablillas de los colores rojo, azul y amarillo); en el tiempo 2, el educador pide: muéstrame el azul, muéstrame el amarillo, muéstrame el rojo; para concluir, en el tiempo 3, pregunta: ¿de qué color es esta tablilla?, ¿y esta otra?, ¿y esta?

El control del error

Montessori paso a paso: Vida práctica, vida sensorial.
Montessori paso a paso: Vida práctica, vida sensorial. Libro para empezar a aplicar el método Montessori

Cada material Montessori, tiene su propio sistema de control autónomo del error. De este modo, en las actividades de vida práctica y vida sensorial y las que realizará más adelante, el niño no tiene que esperar a que el adulto le diga si ha completado con éxito la actividad. Se da cuenta él solo y puede volver a empezar tranquilamente si se equivoca, sin sufrir juicios innecesarios. El control del error adopta formas diversas que llevaría demasiado tiempo detallar aquí, pero cuyos detalles se pueden encontrar en los libros de la colección Montessori Paso a paso

Empezar Montessori por la vida práctica y vida sensorial

Como vemos, estos dos términos, vida práctica y vida sensorial, cubren actividades y materiales que son realmente fundamentales para la pedagogía Montessori. Son tan importantes que incluso se pueden utilizar para niños mayores de 6 años que no se hayan beneficiado de una educación Montessori y que sufran fracaso escolar, o incluso se encuentren en una situación de fobia escolar.


Deja un comentario