Astronomía, clave de la educación cósmica Montessori

La astronomía ocupa un lugar más importante en la educación Montessori que en otras pedagogías. Las niñas y los niños deben tener una visión del universo en el que se encuentran para ser conscientes de que forman parte de un todo, para lograr vivir en armonía con él y considerarse miembros de la gran familia humana. No es solo porque lo diga Maria Montessori; la astronomía, la astrofísica, el universo, su historia, su descubrimiento constituye un tema apasionante para niñas y niños, y para muchos adultos.

El niño de 6 años y el universo

Según Maria Montessori, en el niño de 6 años, o para ser más precisos en el niño que empieza a perder sus dientes de leche, tiene lugar una transformación muy importante: después de haberse ocupado, casi en exclusiva, de cosas concretas y prácticas, descubre el poder de su imaginación. A partir de esta edad, el niño o la niña es capaz de adquirir la noción de continuidad en el tiempo y el espacio y proyectarse en ellos.

En la pedagogía Montessori, elegimos este momento para hablarle del universo, las estrellas, los planetas, el sistema solar, la aparición de nuestra Tierra, y la aparición y la evolución de la vida. Se trata de la «educación cósmica». El objetivo es que el niño se sienta conectado con todo lo que existe, que se sienta parte de un todo que debe ser respetado y preservado.

El Sol, estrella enana amarilla. Astronomía Montessori
El Sol, una estrella enana amarilla de gran importancia para nosotros.

Maria Montessori habla de la importancia de la idea del universo

Si la idea del universo se presenta al niño de la manera correcta, hará más por él que simplemente despertar su interés, ya que creará en él admiración y asombro, un sentimiento más elevado que cualquier interés y más satisfactorio. La mente del niño ya no vagará, sino que se fija y puede funcionar. El conocimiento que adquiere es organizado y sistemático; su inteligencia se vuelve concreta y completa debido a la visión del todo que se le ha presentado, y su interés se extiende a todos, porque todos están vinculados y tienen su lugar en el universo en el que se centra su mente

Maria MONTESSORI, La educación de las potencialidades humanas

La educación cósmica

Para enseñar a niños y niñas de dónde vienen y dónde están en el espacio y en el tiempo, Maria Montessori inventó una herramienta muy original: las Grandes Historias (o las Grandes Lecciones). Estos cinco textos, que se cuentan como los cuentos, tienen, sin embargo, un fundamento científico. No olvidemos que Montessori era una científica.

Los dos primeros relatos proporcionan a los niños una cultura básica sobre el origen del universo y la formación de la Tierra. Estas grandes historias, y las actividades que las acompañan, despiertan en ellos las ganas de saber más. De ahí la necesidad de alimentar su biblioteca con libros documentales de rigor científico, en particular sobre astronomía.

Aurora boreal, una manifestación visible del viento solar. Si quieres saber más:
https://www.escuela-viva.net/astronomia-montessori-digital.html

Cómo enseñar astronomía de una manera montessoriana

La astronomía es una gran aventura para niños y niñas. Aunque la forma en que presentamos la información esté adaptada al nivel de los niños, el vocabulario debe ser riguroso y preciso, como siempre en la pedagogía Montessori.

Enseñar los detalles es generar confusión. Establecer la relación entre las cosas es generar conocimiento

Maria MONTESSORI, La mente absorbente del niño

Si queremos despertar su curiosidad y su emoción, debemos apoyarnos en tantas imágenes como sea posible, en un material gráfico tan atractivo como remarcable, que hacer mella en la imaginación de las niñas y los niños, capte su atención y despierte en ellos las ganas de reflexionar y comprender.

En este sentido, no basta con informarles sobre los conocimientos actuales. También hay que explicarles cómo hemos llegado a estos conocimientos, mediante qué exploraciones y con qué instrumentos extraordinarios (telescopios gigantes, sondas y naves espaciales y demás herramientas).

Albert Einstein, astronomía Montessori
Albert Einstein

Por último, Maria Montessori recomendaba hablar al niño de personajes del pasado para suscitar su admiración, sus ganas de identificarse con ellos y su reconocimiento por lo que habían hecho por la humanidad. Por tanto, debemos hablarle de todos aquellos sabios y sabias (Aristarco de Samos, Ptolomeo, Copérnico, Galileo, Isaac Newton, Johannes Kepler, Caroline Lucretia Herschel, Henrietta Leavitt, Albert Einstein y muchos más) que, desde la antigüedad, han escrutado el cielo para intentar explicar el universo y sus mecanismos. Conocer a los astrónomos famosos, sus descubrimientos y lo que han significado en la evolución de la astronomía acicateará en niñas y niños las ganas de imitarlos.

Algunas pistas para enseñar astronomía Montessori

  • Adaptar la información al nivel de los niños.
  • Utilizar un vocabulario preciso, con rigor científico.
  • Apoyarse en numeroso material gráfico atractivo.
  • Proporcionar información sobre el estado de la cuestión en astronomía.
  • Explicar cómo hemos adquirido estos conocimientos.
  • Detallar qué instrumentos se han utilizado y su evolución.
  • Hablar de astrónomos famosos, astrofísicos y personajes del pasado.

El atractivo natural de la astronomía

La mera terminología astronómica (supernovas, galaxias y cúmulos de galaxias, cometas y asteroides, misiones espaciales, el big bang, los eclipses, los cuásares y la inefable materia oscura) está envuelta en un halo atractivo y enigmático.

Los anillos de Saturno. Astronomía Montessori
Los anillos de Saturno

Muchos niños se sienten atraídos de manera natural por la astronomía, como también por la paleontología, los dinosaurios o la egiptología. Igualmente les gustan las cifras colosales y las distancias formidables.

Y esto es debido a muchos motivos; al lado misterioso y poético de la astronomía, a todas las sorpresas y descubrimientos que estas ciencias aún nos tienen reservadas, y a la inmensidad de lo que estudian en el tiempo y en el espacio.

La astronomía y el segundo plano de desarrollo Montessori

Debemos aprovechar este período de desarrollo de los niños que en el método Montessori llamamos el «segundo plano de desarrollo», un período en el que los niños están deseosos de aprender, para satisfacer su apetito mental.

En este período, la mente razonadora de niñas y niños está deseando adquirir conocimientos, sobre todo aquellos que les llama la atención. Este es el período en que nacen las pasiones que forjarán a los grandes investigadores del mañana.

Se ha producido un cambio interior. Pero la naturaleza es bastante lógica. Ahora despierta en el niño no solo un hambre de conocimiento y comprensión, sino un reclamo de independencia mental, un deseo de distinguir el bien del mal por sus propios poderes. Y se resiente al verse limitado por una autoridad arbitraria. En el campo de la moralidad, el niño ahora necesita su propia luz interior.

Maria MONTESSORI, La mente absorbente del niño

La astronomía, de la colección Montessori Paso a paso
La astronomía, de la colección Montessori Paso a paso, lo puedes conseguir aquí:
https://www.escuela-viva.net/astronomia-montessori-digital.html

Para concluir, diremos que la astronomía Montessori, va más allá de enseñar las constelaciones, las fases de la luna o el orden de los planetas del sistema solar, supone colaborar en la organización y sistematización del conocimiento del niño y en la apertura de sus potencialidades como ser humano.

Deja un comentario