Aprender a leer con Montessori

Aprender a leer con el método Montessori es altamente efectivo. Tanto es así que la mayoría de las veces, los niños aprenden a leer, sin estrés, con deleite y, además, muy temprano. Aprender a leer pronto es una ventaja para todas las asignaturas escolares que exigen el dominio de la escritura.

aprender a leer es un aprendizaje fundamental
Aprender a leer es un aprendizaje fundamental.

Qué es aprender a leer

Saber leer es básico para la educación de cualquier niño o niña. Aprender a leer es tan importante como aprender a hablar. Lo sabemos bien, lo que quizás no sabemos u olvidamos es que, a grandes rasgos, aprender a leer presenta cuatro dificultades principales:

  • la conciencia fonológica (la capacidad para reconocer y emplear los sonidos y los fonemas del lenguaje hablado,
  • la asociación de los sonidos y de las letras que los representan,
  • la combinatoria lingüística (saber asociar letras para formar sílabas, sílabas para formar palabras, palabras para formar frases),
  • la comprensión lectora (entender el sentido de lo que leemos).

Aprender a leer es un fenómeno complejo y multidimensional. No solemos darle importancia, pero es un hecho maravilloso. Los neurobiólogos dicen que leer modifica nuestro cerebro.

Aprender a leer es tan importante como aprender a hablar.
Aprender a leer es tan importante como aprender a hablar.

El método tradicional omite etapas

En el método tradicional de aprendizaje de la lectoescritura, se sumerge a los niños directamente en el «gran baño» de los signos. Se les enseñan las letras, a menudo en orden alfabético, pronunciando algunas de una manera ligeramente diferente al sonido que representan en las palabras (bé, cé, dé y no bbbb, ccc, ddd). Al hacerlo de esta manera, no se dan cuenta de que se están saltando etapas y que están complicando de manera innecesaria el aprendizaje.

Por eso, no es raro que los niños que aprenden a leer siguiendo el método tradicional sepan las letras y el alfabeto, pero les cueste leer. Eso es algo que en la metodología Montessori no ocurre, a continuación, te explicamos por qué.

En Montessori, los sonidos son lo primero

El método Montessori contribuye a desarrollar, entre otras cosas, la conciencia fonológica (capacidad para reconocer los sonidos del lenguaje hablado, usarlos, «jugar» con ellos) mediante una estrategia multisensorial. Esta estrategia evita a niños, padres y educadores un montón de frustraciones y contrariedades innecesarias.

De este modo, en la pedagogía Montessori, empezamos trabajando en la identificación de los sonidos y su localización, ya sea al principio, al final y en medio de las palabras. Y todo ello de forma oral.

Cuando el niño domina los sonidos, y solo entonces, empezamos a presentar las letras, pronunciando el sonido que representan, para que el niño entienda que las letras son símbolos de los sonidos.

Esto lo hacemos tomándonos el tiempo que sea necesario. Solo presentamos 3 letras a la vez, en forma de lección en tres tiempos.

Las letras de lija: una herramienta sensorial

La presentación se realiza mediante un material sensorial: las letras rugosas, también llamadas letras de lija. Son letras recortadas en papel de lija y pegadas en planchas de madera o cartón de unos 15 cm de ancho.

El niño descubre y memoriza la forma de cada letra a medida que las va tocando con la yema de los dedos y pronunciando el sonido que la letra representa.

Así pues, a diferencia de la abstracción que impera en el aprendizaje tradicional de la lectura, todo aquí es concreto, táctil, visual, auditivo y divertido.

Las vocales de las letras rugosas Montessori
Las vocales de la letras rugosas Montessori.

Una progresión tranquila

En la pedagogía Montessori no hay ninguna prisa y no se pretende que el niño aprenda todas las letras al mismo tiempo. Se presentan por grupos de 3, no en orden alfabético (esto vendrá más tarde), sino eligiendo letras que contrasten entre sí, para facilitar su diferenciación y su memorización.

Por ejemplo, la o, la b y la f, luego la u, la g y la x, y así hasta concluir el abecedario. Luego vendrán otros materiales y otras actividades progresivas:

  • las clasificaciones de letras, (para reforzar la memorización de las formas y las posiciones de las letras en la línea),
  • los diferentes alfabetos móviles, (para formar palabras antes incluso de saber escribir),
  • las pizarras Montessori, (para dominar de manera progresiva los gestos de la escritura de las letras),
  • las cajas de lectura (para trabajar en la combinatoria lingüística),
  • el juego de las acciones y los pequeños libros (cuando el niño o la niña ya no tiene dificultades en el descifrado y ahora se trata de ocuparse solo del sentido).
Fabricar las letras de lija Montessori
Puedes fabricar las letras rugosas, o letras de lija, Montessori.

Si tienes interés en saber más, todo esto lo explicamos, paso a paso, en el libro de Lenguaje de la colección Montessori Paso a paso.

Sentar unas sólidas bases

¿Este aprendizaje tranquilo te da la impresión de lentitud?  Si dejamos que cada niño o niña aprenda a su propio ritmo, es porque estamos sentando una base sólida. De manera que luego no tendremos que volver a repasar porque no se ha asimilado.

El método Montessori sienta unas sólidas bases para la lectoescritura
El método Montessori sienta unas sólidas bases para la lectoescritura.

En realidad, nos estamos ahorrando mucho tiempo y, sobre todo, evitamos la angustia que, a menudo, dificulta este aprendizaje fundamental y pesa tanto en los niños como en los padres y los enseñantes. Sobre estas sólidas bases seremos capaces de edificar el dominio de la lectoescritura.

Deja un comentario