Vida práctica y vida sensorial

Vida práctica y vida sensorial son las dos denominaciones que Maria Montessori da a las actividades educativas que ofrece a los niños y niñas pequeños. Estos nombres, vida práctica y vida sensorial, pueden parecer sorprendentes si no se está familiarizado con el método Montessori. Sin embargo, estos dos grupos de actividades Montessori son extraordinariamente útiles para el desarrollo armonioso del niño y para sentar las bases sólidas de su aprendizaje futuro.

Vida práctica y vida sensorial.
La tabla de Pitágoras: una herramienta para descubrir la multiplicación de manera sensorial.

Vida práctica: material Montessori aparentemente banal

Pasar semillas de una maceta a otra, doblar servilletas, caminar sobre una línea, usar los bastidores… son cosas raras en una escuela. Sin embargo, a través de estas actividades los niños cultivan la motricidad fina y el equilibrio. Son lo que llamamos actividades de vida práctica. Así es principalmente cómo el niño o la niña aprende a concentrarse en una tarea y se entrena para coordinar su vista, con su pensamiento y con sus gestos.

Sigue leyendo