Matemáticas Montessori

Las matemáticas Montessori constituyen uno de los éxitos más llamativos de la pedagogía creada por la doctora italiana. Impresiona ver a niños y niñas tan pequeños haciendo largas operaciones con números tan grandes. Pero lo cierto es que hay una preparación previa a través de materiales y actividades, que no solo los hacen destacar en el cálculo, sino que desarrollan en ellos el pensamiento lógico y la capacidad para aplicar el razonamiento matemático.

En este artículo explicamos los motivos del éxito del método Montessori en el ámbito de las matemáticas.

Las matemáticas Montessori y los períodos sensibles

En su libro El niño. El secreto de la infancia, Maria Montessori dice que un período sensible es como un faro que alumbra desde dentro. Durante estos períodos sensibles el niño o la niña experimenta un impulso, una sensibilidad excepcional, un arrebato de curiosidad intelectual que le hace aprender sin esfuerzo.

En los períodos sensibles el niño experimenta un impulso interior que le hace aprender sin esfuerzo.

En el período sensible al orden el niño percibe las relaciones entre los objetos. Este período sentará los primeros cimientos de la mente matemática. El niño clasifica todo aquello que experimenta a su alrededor y los materiales Montessori le ayudan en su tarea de construcción de un orden, que es también interno. Gracias a este orden el niño podrá desenvolverse en la sociedad, en la vida práctica y cotidiana, mientras va estructurando su razonamiento.

El uso y la repetición crean modelos neuronales

El material para la vida sensorial es un material matemático. Las actividades para la vida sensorial lo familiarizan con conceptos abstractos, lo preparan para el estudio de la secuencia y la progresión. Y mucho más, como las nociones de tamaño, peso, longitud, número, cantidad, comparación, etc.

El material para la vida sensorial contribuye a la comprensión tangible y profunda de nociones que, de otro modo, serían demasiado abstractas para el niño o la niña.

En el método Montessori, el hecho de aislar cada concepto (una noción cada vez) y la repetición ayudan al niño a comprender de manera profunda, progresiva y durable nociones que, si no, serían demasiado abstractas para él. Como veremos más adelante, la torre rosa, por ejemplo, cuyas piezas toca, desplaza, coloca y ordena con sus manos, crea en el niño una representación espacial de las cantidades y conforma una imagen de la magnitud de dichas cantidades. 

La preparación para las matemáticas Montessori

La mente del niño va madurando mediante las actividades para la vida práctica y la vida sensorial. El niño ya tiene una experiencia de las cantidades y en Montessori, desde muy pronto (3 o 4 años) es capaz de adquirir el lenguaje de las matemáticas, pero esto es así porque previamente:

  • ha creado un orden interno,
  • ha logrado una precisión de movimientos,
  • tiene el hábito de trabajo,
  • puede seguir y concluir un ciclo completo de trabajo,
  • ha desarrollado la capacidad para concentrarse,
  • es capaz de seguir un proceso, y
  • ha empleado ya símbolos.

Los materiales para las matemáticas Montessori

El material Montessori más completo y rico es sin duda el de cálculo y matemáticas. Los materiales son la materialización de abstracciones. A través de ellos adquiere percepciones sensoriales de conceptos matemáticos. Este material le permite un descubrimiento gradual que sienta una base muy sólida para el niño y el futuro de sus estudios.

La enseñanza de las matemáticas Montessori no contempla profesores dando clases magistrales desde la tarima mientras niños y niñas toman apuntes sentados en sus pupitres.

En lugar de papel y lápiz, seguro que habréis visto los listones rojos y azules, la torre rosa, la escalera marrón, las cajas de colores y otros muchos vistosos materiales que despiertan la admiración y el interés de los niños.

El material Montessori se utiliza en un orden muy preciso; desde experiencias concretas se va acercando al niño hacia lo abstracto. Actividades que se adaptan continuamente a su nivel de comprensión y a sus capacidades, sin saltarse etapas como todavía se suele hacer en el sistema tradicional. Por eso, en la colección Montessori Paso a paso, siempre ofrecemos una cronología para el uso del material.

cronograma para el aprendizaje de las matemáticas Montessori
Cronograma para el aprendizaje de las matemáticas, página del libro de la colección Montessori paso a paso. El cálculo y las matemáticas
Sigue leyendo

Vida práctica y vida sensorial

Vida práctica y vida sensorial son las dos denominaciones que Maria Montessori da a las actividades educativas que ofrece a los niños y niñas pequeños. Estos nombres, vida práctica y vida sensorial, pueden parecer sorprendentes si no se está familiarizado con el método Montessori. Sin embargo, estos dos grupos de actividades Montessori son extraordinariamente útiles para el desarrollo armonioso del niño y para sentar las bases sólidas de su aprendizaje futuro.

Vida práctica y vida sensorial.
La tabla de Pitágoras: una herramienta para descubrir la multiplicación de manera sensorial.

Vida práctica: material Montessori aparentemente banal

Pasar semillas de una maceta a otra, doblar servilletas, caminar sobre una línea, usar los bastidores… son cosas raras en una escuela. Sin embargo, a través de estas actividades los niños cultivan la motricidad fina y el equilibrio. Son lo que llamamos actividades de vida práctica. Así es principalmente cómo el niño o la niña aprende a concentrarse en una tarea y se entrena para coordinar su vista, con su pensamiento y con sus gestos.

Sigue leyendo

Montessori en casa, cómo empezar

Montessori en casa puede ser una solución óptima para educar a niños y niñas durante este tiempo de pandemia. Aplicar el método y utilizar el material Montessori en el ámbito del hogar presenta numerosas ventajas. Permite seguir un cronograma acorde a los progresos y las edades de los niños y las niñas y resulta útil tanto para profesores como para aquellas personas que no son profesionales de la educación

Una solución para la pandemia

La educación en el hogar afecta cada vez a más familias. Con el aumento de casos de coronavirus en algunos países y el avance de la pandemia, muchos padres comienzan a preguntarse si quieren (o pueden) dejar que sus hijos regresen a la escuela. ¿Es la pedagogía Montessori una solución? ¿Se puede aplicar el método Montessori en casa? A continuación responderemos a estas preguntas.

Sigue leyendo si deseas empezar Montessori en casa y conocer sus ventajas

Las ventajas del método Montessori en casa

Emplear el material Montessori en el ámbito del hogar resulta conveniente en una situación como la actual. No es necesario que sea la única fuente de educación, sino que puede complementar cualquier otra. Vamos a explicar algunas de sus ventajas

Sigue leyendo

Montessori y el confinamiento de los niños

La pedagogía Montessori no es solo una enseñanza de los contenidos escolares, es una escuela de vida. Por tanto, tiene recursos útiles para momentos tan complicados como los que estamos experimentando actualmente con nuestros hijos.

Diálogo y «vida práctica»

Maria Montessori, al igual que muchos psicopedagogos, recomendó hablar con los niños sobre todo lo que sucede a nuestro alrededor. diálogo-Montessori-Escuela-VivaEl hecho de explicarles los acontecimientos de la vida, buenos o malos, con palabras adaptadas a su nivel de comprensión, permite evitar que arraiguen en ellos ansiedades profundas y duraderas.

Habla con los niños de lo que está ocurriendo, de la pandemia.

También recomendó hacerlos participar a cualquier edad, incluso desde muy pequeños, en las tareas cotidianas de la familia, lo que en la pedagogía Montessori denominamos «vida práctica»: cuidar las plantas y las mascotas, colaborar en las tareas de limpieza y orden del hogar, pedirles a los niños mayores que lean cuentos a los más pequeños, y actividades semejantes. En el contexto del confinamiento, esta participación adquiere una gran importancia, no solo para tranquilizar a los niños, sino también para evitar que se aburran.

vida práctica Montessori. Escuela Viva

Haz que los niños participen en las tareas de “vida práctica”.

Sigue leyendo